largo movil

martes, 29 de octubre de 2013

La realidad ecológica del Ártico (extracciones de petroleo)

Las grandes petroleras son atraídas por los 90,000 millones de barriles de petróleo que podría albergar el círculo ártico.


La realidad ecológica del Artico (extracciones de petroleo)

Las riquezas potenciales en el Ártico son un poderoso atractivo para las empresas petroleras con los recursos para explorar. De acuerdo con un estudio realizado en 2008 por el Servicio Geológico de Estados Unidos, el área dentro del Círculo Polar Ártico podría albergar hasta 90,000 millones de barriles de petróleo y 1,669 billones de pies cúbicos de gas natural, respectivamente, 13% y 30% de las reservas sin descubrir estimadas en el mundo.

Las reservas están siendo expuestas por el retroceso del hielo marino ártico. El calentamiento global que -de acuerdo con la mayoría de los científicos- es causado por la quema de combustibles fósiles, está facilitando la extracción de más de esos combustibles. El hielo marino del Ártico llegó en agosto a su extensión más baja desde que comenzaron los registros hace 33 años.

Shell ha gastado 4,500 millones de dólares en su preparación para perforar el Ártico, incluyendo 2,200 millones de dólares en contratos de arrendamiento que comenzó a comprar hace siete años. Cuando finalmente perfore un pozo, existe el riesgo de que no encuentre todo el petróleo que esperaba. Incluso para los pozos mejor preparados y más sofisticados tecnológicamente, la exploración en busca de petróleo es un juego de azar.

Los ejecutivos del grupo tienen grandes esperanzas para la región, en parte porque ellos ya lo saben. Shell inició estudios geológicos en Alaska en 1917. A mediados de la década de 1980, habían perforado 15 pozos en los mares de Chukchi y Beaufort y realizado una serie de descubrimientos. A principios de 1990, con el petróleo a 15 dólares el barril, la firma decidió que los recursos no podrían ser explotados económicamente y se retiró, cambiando su enfoque hacia las aguas profundas del Golfo de México. Pero a medida que el precio se disparó a partir de mediados de la década de 2000, el petróleo ártico comenzó a lucir viable de nuevo.

Los grandes grupos petroleros comenzaron a mirar hacia el norte aproximadamente al mismo tiempo. El nacionalismo de los recursos en países como Rusia y Venezuela, y los problemas de seguridad en Irak y Nigeria, dificultaron a los grupos occidentales operar en muchos lugares con mayores recursos.
Mientras tanto, la reducción del hielo y avances tecnológicos como la perforación horizontal, permitieron que los campos mar adentro sean aprovechados desde pozos en tierra, haciendo más accesibles los recursos del Ártico.

 La crisis energética mundial presiona para que esos territorios vírgenes se abran a la libre explotación. Estados Unidos, Gran Bretaña, Chile, Japón, Nueva Zelanda, Francia, España, Australia y Rusia influyen para que se suspenda - el Tratado Antártico. China, a pesar de su silencio, se ha sumado a esos reclamos. Es que están urgidos, demasiado urgidos, por nuevas fuentes energéticas, por eso, han arrumbado –si la tenían- su antigua convicción conservacionista.
La realidad ecológica del Artico (extracciones de petroleo)
 Prirazlomnaya es la primera plataforma que opera para la producción de hidrocarburos en la superficie helada del Ártico

Gazprom es la mayor compañía de Rusia, representan el 10% del PIB del país y desempeña un papel clave en el plan del presidente Vladimir Putin para consolidar la posición de Rusia como líder mundial de la energía. La extracción de petróleo del Ártico es fundamental para su estrategia y Prirazlomnaya, la plataforma de Gazprom, será la primera en realizar operaciones comerciales de extracción sobre el Círculo Polar Ártico. La plataforma podría suministrar petróleo al mercado mundial a principios de 2014, convirtiéndose en el primer equipo de perforación en alta mar que bombea petróleo bajo el hielo de las aguas del Ártico.
 Los derrames de petróleo son inevitables
Estadísticamente, los derrames de petróleo ocurren con frecuencia. En el Ártico el riesgo de un derrame es aún mayor. La aguas heladas, los icebergs y las condiciones meteorológicas extremas hacen que las condiciones de perforación sean mucho peores y más arriesgadas.
 Sería casi imposible limpiar un derrame de petróleo en el Ártico
La casi imposibilidad de limpiar un derrame de petróleo en el Ártico está bien documentada. La organización medioambiental Pew ha examinado recientemente la respuesta ante derrames de petróleo en las operaciones en el Ártico y advirtió que la industria petrolera "no está preparada para operar en el Ártico,La recuperación del petróleo es casi imposible en el hielo

 La extracción de petróleo en el Ártico es un emprendimiento peligroso y de alto riesgo. Un derrame en sus aguas heladas tendría un impacto catastrófico en uno de los más prístinos, hermosos y únicos paisajes de la tierra. Los riesgos que acerrean este tipo de accidentes siempre están presentes y los planes de respuesta de la industria petrolera ante estas situaciones siguen siendo completamente insuficientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

loading...