largo movil

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Especies invasoras


Especies invasoras como el galápago de Florida, el visón americano, el mosquito tigre o el caracol manzana es alguna de la fauna que desde hace pocos años forma parte de nuestro paisaje. El nuevo catálogo del Ministerio de Agricultura incluye un total de 186 especies invasoras. Un número demasiado reducido para estas organizaciones ecologistas. En este sentido alertan de que la cifra de animales, insectos y plantas invasoras no dejará de crecer

Especies invasoras
 La globalización, el constante flujo de mercancías y personas entre países, el cambio climático y la progresiva artificialización del paisaje son los factores que han contribuido a la proliferación de especies foráneas. La rapidez con la que se expanden ahora y el impacto que causan es la principal diferencia con otros tiempos lejanos, ya que desde siempre se han producido invasiones de fauna y flora procedente de otros rincones del mundo.

Son  muchas las especies que llegan a  nuestros ecosistemas ancladas al casco de los barcos, por fugas accidentales de empresas que se dedican a la importación de especies o simplemente en manos de inconscientes que los liberan indiscriminadamente al medio sin pensar las consecuencias de sus actos.
El problema surge cuando estas especies no sólo llegan, sino que además son capaces de sobrevivir, reproducirse y desplazar a especies autóctonas, es entonces cuando hablamos  de especies invasoras. 

Especies invasoras que a su vez carecen de depredadores que controlen la población de las mismas.
Llegados a este punto ¿qué podemos hacer?, ¿Cómo podemos erradicarlas? , el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente ha emprendido medidas como la  aprobación de un Real Decreto por el que se regula el Catálogo de Especies Exóticas Invasoras o la aprobación de una norma que permite eliminar a especies invasoras durante la práctica de cualquier actividad cinegética. parches llevados a cabo en un intento de mermar las poblaciones.

Especies invasoras

En el reino vegetal podemos encontrar al Carpobrotus edulis, o Uña de gato, especie que ha sido utilizada en multitud de jardines y paseos marítimos del litoral y que debido a su  alta tasa de crecimiento   se ha extendido de manera asombrosa formando grandes tapices enmarañados casi imposibles de eliminar.

Otro caso similar, y que en pocos años ya ha colonizado casi toda la Península Ibérica es el Ailanthus altussima o Ailanto, un árbol procedente del continente asiático que es utilizado en jardinería y paisajismo por su rápido crecimiento y su resistencia a la contaminación. Actualmente es fácil verlo en las cunetas de casi cualquier carretera de España.

Al igual que en el caso animal, algunas de las plantas invasoras pueden ocasionar graves problemas en la salud de las personas, como ocurre con la Caulerpa taxifolia, también conocida como alga asesina la cual llegó al Mediterráneo por el desagüe  de un acuario. Ésta alga es capaz de colonizar las grandes praderas de Posidonia así como de modificar químicamente la naturaleza del sustrato sobre el que se asientan, por si no fuera suficiente  produce unas tóxinas que se incorporan a la cadena alimentaria al ser consumida por un pez llamado Sarpa salpa que se alimenta de esta alga.

Éstos son algunos de los casos de especies invasoras, por desgracia hay muchos más. Cómo todos sabemos  los organismos  independientemente de su naturaleza, interactuamos entre nosotros  y con el medio que nos rodea, por ello desde Ambientum os invitamos a reflexionar  en las consecuencias ambientales en  las que pueden desembocar nuestros actos, seamos responsables y no caigamos en el perpetuo error de la sociedad “ si ya no lo quiero me deshago de ello” en el fondo sean residuos, plantas o animales todo se reduce a lo mismo  inconformismo, irresponsabilidad e irrepestuosidad con el medio.

Mas informacion: http://www.cec.org/Storage/35/2623_SOE_InvasiveSpecies_es.pdf

1 comentario:

  1. Hola, Vicente:

    Este mensaje es, en cierta manera, una continuacón del anterior. Las especies catalogadas como "invasoras", a diferencia de los sujetos humanos, están formadas por individuos amorales. Ello significa que no son responsables de sus actos. Han llegado a donde están por una serie de circunstancias artificiales, azarosas o por un decisiones propias sin medición de consecuencias.

    El hecho de que una especie sea autóctona o alóctona conlleva diferentes implicaciones ecológicas; pero no éticas. Que un sujeto provenga de fuera no nos otorga legitimidad para vulnerar su valor intrínseco.

    Ocurre que los humanos somos especistas, es decir, cometemos una discriminación moral según la especie y cosificamos a todos los individuos no humanos como objetos que pueden someterse a nuestros fines. Si a nosotros nos "molesta" X animal no humano, nuestro prejuicio de supremacía nos lleva a que no nos importe matarlo o causarle graves perjuicios por el simple hecho de que no es humano.

    Usamos la distinción entre especies autóctonas y alóctonas de un modo narcisista, como si de una bandera se tratase. Asumimos, sin más, que el fin justifica los medios al mismo tiempo que sabemos que jamás actuaríamos con ligereza o saña si fueran personas humanas.

    Por mi parte, escribí hace tiempo un artículo en donde extiendo estos argumentos:

    http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/acercamiento-de-los-derechos-animales-a-la-gestion-ambiental/

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar

loading...